01/04/2017

Descubran la villa condal de Besalú

El complejo de L’Arcada de Fares está situado muy cerca de la villa de Besalú, uno de los conjuntos medievales más representativos y singulares de Cataluña, con más de 1.000 años de historia.

El gran valor histórico de Besalú conlleva que sea uno de los lugares más visitados de Cataluña, sobre todo por el encanto arquitectónico que presenta en su conjunto. En la villa hay varios monumentos que se han mantenido intactos a lo largo de los años. Destacan algunos como el emblemático puente románico, los baños judíos, la iglesia del monasterio de San Pedro, el antiguo hospital de peregrinos de San Julián, la iglesia de San Vicente y la sala gótica del Palacio de la Curia Real, entre muchos otros.

El núcleo original de la ciudad fue el castillo de Besalú, documentado desde el siglo X, en la Alta Edad Media, un emblema que hizo de la villa uno de los condados más importantes de Cataluña. Besalú era el nexo entre las tierras más cercanas al litoral, agrícolas y comerciales, y las tierras altas, donde predominaba la ganadería. De hecho, en el siglo XIV todavía era el primer centro comercial de la Garrotxa, al que acudían payeses, artesanos, comerciantes y negociantes de las cercanías de la villa.

Hoy en día, en Besalú se respira una agradable esencia, sobre todo al atardecer, ideal para disfrutar de un momento en pareja. Además, mientras se pasea por las calles y plazas del pueblo, se percibe el encanto de una antigua villa medieval, debido a los diferentes elementos patrimoniales que la hacen singular.

Desde hace casi una década, a principios de septiembre, se celebra la Fira Medieval de Besalú. Durante unos días se conmemora el pasado esplendoroso de la villa, retrocediendo mil años en los que la villa se transforma en el condado medieval que fue y, además, se reproduce el momento histórico que vivió.

Los vecinos se disfrazan y los comercios se ambientan para la ocasión formando en su conjunto un escenario medieval que engloba el barrio antiguo y los márgenes del río Fluvià. Los visitantes pueden disfrutar de varias propuestas: pasacalles, música, torneos de caballeros, lanzamiento de catapulta, luchas de caballeros, mercados, paseos a caballo y en barca, talleres de brazaletes, cuentos para los más pequeños, visitas guiadas y una cena al aire libre a la luz de un espectáculo de luces y humo.

Además de la Fira Medieval, durante todo el año se celebran otras ferias en Besalú, como la Fira de la Ratafia, el primer fin de semana de diciembre; la Fira de Forjadors i Artistes de Ferro, a principios de abril, y, precisamente este año, la ciudad celebra los actos de la propuesta Besalú Ciutat Jueva 2012 durante los cuatro domingos del mes de marzo.

¡Vengan a Besalú y descubran la magia de una villa condal milenaria!