Turismo sostenible

En L’Arcada de Fares pensamos que el turismo no está reñido con la preservación y la conservación del medio ambiente. Es por eso que apostamos por un turismo sostenible basado en los principios de la ecología y el ahorro.

Algunos ejemplos de ello son la piscina, que dispone de un sistema de depuración de sales, con claras ventajas tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente. Por un lado, las sales no irritan la piel ni los ojos, pero también son más ecológicas que los productos químicos que se suelen poner en las piscinas convencionales y, además, son más tolerantes con las pieles sensibles.

Así mismo, en L’Arcada de Fares se ha diseñado un sistema de riego gota a gota para el jardín, que reutiliza el agua de la lluvia recogida a través de un depósito de 100.000 litros de capacidad. De este modo, el agua no se desperdicia y se hace un uso más racional. Con el agua de la lluvia también se ha creado un huerto ecológico.

Finalmente, la finca cuenta con placas solares para calentar el agua, contribuyendo así al ahorro energético y, además, todos los apartamentos están equipados con la separación de residuos, para fomentar el reciclaje entre los clientes.